Transporte intermodal: el futuro de la ciudades #Negocios

La situación actual del medio ambiente puede parecer poco alentadora, sin embargo, millones de personas buscan día a día frenar el impacto negativo que hemos provocado a nuestros ecosistemas, así como cientos de empresas alrededor del mundo que están conscientes del daño y se han sumado a diversos movimientos en favor de la ecología.

La industria del transporte ha sido una de las que más se ha preocupado por resolver el tema medioambiental. En la búsqueda de alternativas para personas y mercancías, aunado a la evolución de las tecnologías en comunicación, se logró un avance importante en la materia surgiendo la movilidad sustentable, la cual incorpora uno de los conceptos más novedosos para el desplazamiento: la intermodalidad.

El concepto surge de la combinación de diferentes tipos de transporte con el propósito de reducir la huella de carbono y ofrecer más opciones de medios y vías de transporte sostenibles. Para la logística implica distribuir el cargamento a través de diferentes tipos de vehículos; la transferencia entre un transporte y otro se produce con una mínima manipulación de los productos.

Tan sólo en México, al combinar el 10% del transporte de carga de mercancía con otros recursos, se reducirían al menos 12 millones de toneladas de gases contaminantes, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana del Transporte Intermodal, de 2016.

“Dentro de la industria logística tenemos que pensar no sólo en nuevas formas de transporte sino en vías alternas de movilidad. Ya se considera la posibilidad de una infraestructura ferroviaria más amplia para liberar las carreteras; esto además de reducir la polución, haría más competente el traslado de mercancías”, comentó Larry Lambert, gerente senior de Programas de Marketing en Latinoamérica para Manhattan Associates.

El transporte intermodal tiene ventajas para la logística pues da la oportunidad de crear estrategias enfocadas al ahorro de costos, seguridad vial, reducción de consumo de combustible por unidades de carga, eficiencia en rutas, terminales, menos necesidad de almacenaje y, no menos importante, beneficiar al medio ambiente en cuanto a la disminución de embalajes, ruido y contaminación.

Asimismo, la eficacia de este tipo de operaciones es bastante conveniente en los intercambios internacionales, lo que brinda una ventaja competitiva a las compañías que las implementan por lo que, tanto la intermodalidad y la logística, ya no se pueden asimilar como conceptos aislados uno del otro.

La globalización y el constante desarrollo tecnológico que tiende a brindar un servicio más personalizado, nos dan un panorama del futuro de la industria logística, que está fuertemente marcado por una visión de mejorar los servicios, optimizar las gestiones del transporte (aéreo, terrestre y marítimo) y el cuidado del medio ambiente.