Galería Plaza Reforma y Fundación Brisas, apoyan una causa especial #Responsabilidadsocial

Cada año, el hotel Galería Plaza Reforma, en conjunto con Fundación Brisas, lleva a cabo su evento “Casita de Jengibre”, por medio del cual, este 2019, logró hacer una colecta de juguetes que benefició a más de 500 niños que forman parte de la casa hogar “Nuestros Pequeños Hermanos”, la cual desde 1954 tiene como misión ayudar a niños huérfanos o abandonados.

La entrega del donativo se llevó a cabo en las instalaciones del hotel Galería Plaza Reforma el pasado 3 de enero, y se celebró con un desayuno y un show que se preparó especialmente para los niños y el personal de la casa hogar con la finalidad de festejar con ellos la tradición del Día de Reyes Magos.

 Al finalizar el desayuno, como es ya toda una tradición, los niños rompieron la “Casita de Jengibre” para tomar un juguete y así disfrutar en compañía de sus compañeros esta maravillosa experiencia que les brinda la ilusión de recibir un regalo en estas fechas.

Por más de 25 años se ha llevado a cabo la “Casita de Jengibre” gracias al apoyo y donativo de las diferentes empresas del grupo (Grupo Pando, Toallas La Josefina, Chocolates La Suiza) además de colaboradores de los hoteles de Grupo Brisas junto con la Familia Cosío y todos los clientes, proveedores y huéspedes asiduos del hotel que año con año participan con su donativo para esta noble causa. Este año, se logró reunir más de 500 juguetes y artículos como dulces, toallas y ropa para todos los niños.

El gran compromiso que ha tenido la empresa realizando este tipo de actividades se ve reflejado en el impacto positivo y la ayuda que han recibido los niños durante todos estos años. Un ejemplo de esto, es la huella que ha dejado en algunos de los voluntarios que hoy participan activamente cuidando estos niños pero que años atrás les toco participar en el desayuno recibiendo un juguete. “El poder estar aquí este día apoyando a los niños, es algo muy importante para mí y se lo que significa, ya que yo fui beneficiada con estas actividades y estoy muy agradecida por ahora poder ser parte de esta labor y ver a los niños felices”, comentó Yazmine Zúñiga, quien ahora forma parte de los voluntarios.

 La colecta fue posible gracias al trabajo en equipo, así como al esfuerzo de todas las personas involucradas, lo que sin duda ha sido el motor para lograr esta tradición que distingue a Grupo Brisas, y que seguirá haciendo historia cada año.