El 98% de los mexicanos se mostraron muy preocupados por la seguridad financiera y personal, de acuerdo con el Índice de Seguridad 2018 de UnisysTM #Negocios

Los consumidores mexicanos calificaron a la seguridad financiera relacionada a los fraudes de tarjetas bancarias como su preocupación más grande, mientras que los niveles de preocupación respecto al robo de identidad, el acceso sin autorización o mal uso de información personal se mantuvieron en niveles muy alarmantes, de acuerdo con el índice de Seguridad 2018 de UnisysTM. La encuesta encontró que el 98% de los ciudadanos mexicanos se encuentran muy preocupados con al menos un área del estudio del Índice de Seguridad 2018 de UnisysTM - la cual mide los niveles de preocupación en cuanto a seguridad nacional, personal, financiera y con el uso del Internet.

La preocupación de seguridad más alta, 91%, entre los mexicanos que respondieron la encuesta es el que otras personas obtengan y utilicen la información de sus tarjetas bancarias.

Aunque esto representa una pequeña disminución de dos puntos porcentuales respecto al Índice de Seguridad 2017 de UnisysTM, este número continúa representando un enorme nivel de preocupación entre los ciudadanos mexicanos.

Además, la preocupación sobre el robo de identidad y el acceso no autorizado o mal uso de datos personales se mantuvo muy alta, con un 87%, uno por ciento más que el año anterior.

Mientras que el constante aumento del uso de la tecnología ha hecho la vida más sencilla para los consumidores mexicanos, el Índice de Seguridad de UnisysTM encontró que éstos muestran grandes preocupaciones respecto al uso de estas tecnologías. Por ejemplo, 93% de los mexicanos apoya la existencia de un botón de emergencia en sus dispositivos móviles que mande una alerta con su ubicación a la policía en caso de tener un problema. Aunque por otro lado, sólo el 27% reportó que les daría acceso discrecional a las autoridades para determinar su ubicación en cualquier momento mediante sus dispositivos.

Algunos otros resultados destacados en México incluyen:

  • 87% de los mexicanos apoyaría el uso de sensores en su equipaje que se comunique con un sistema de gestión de equipaje aeroportuario y una aplicación en un dispositivo móvil que diga si éste ya fue descargado del avión y en qué banda lo podrá recoger.
  • 88% de los mexicanos apoyaría el uso de dispositivos médicos, como marcapasos y medidores de glucosa en la sangre, que transmitan inmediatamente a sus doctores cualquier cambio significativo en sus niveles.
  • Sólo el 43% de los mexicanos apoyaría que las compañías aseguradoras tuvieran acceso a sus monitores de actividad física para determinar el cálculo de primas o el recompensar conductas seguras.
  • 47% de los mexicanos no usarían sus relojes inteligentes para realizar pagos debido a preocupaciones de seguridad.

“Los resultados del estudio sobre la percepción de seguridad de Unisys revelaron serias preocupaciones en México relacionadas a la protección de las transacciones financieras y de la identidad. Estos retos se pueden enfrentar mediante el uso de tecnologías biométricas, la microsegmentación, el cifrado y otras soluciones que mejoran la seguridad al realizar transacciones bancarias, comprar en línea y hacer búsquedas en Internet”, dijo Jorge Gómez, Director de Servicios Financieros de Unisys para América Latina. “Estos tipos de soluciones aumentan la seguridad, reducen el robo de identidad y facilitan la prestación de servicios y, lo más importante, impiden significativamente el robo de información personal.”

La calificación total del Índice en México fue 213, tres puntos menos que en 2017, aunque aún considerado un nivel de preocupación serio. El Índice tiene una calificación máxima de 300 puntos y evalúa la preocupación en torno a ocho temas en específico dentro de la seguridad nacional, personal, financiera, y con el uso del Internet.

Globalmente, la calificación del Índice de Seguridad 2018 de UnisysTM fue de 173*, la misma que en 2017, y considerado como un nivel serio de preocupación. En general, la población de  países en vías de desarrollo tuvo un mayor nivel de preocupación que la de países desarrollados. Colombia y Argentina tuvieron el aumento más significativo contra el año anterior, acompañados de un aumento mucho más moderados en Reino Unido y Bélgica.