#Dickies quiere expandir a América Latina su liderazgo en el mercado mexicano de la ropa de trabajo #Marketing

Los días en la que la gente en la frontera mexicana tenía que comprar productos Dickies en Estados Unidos para transportarla de vuelta han acabado. En la actualidad, la firma texana se ha consolidado como la ropa de trabajo con más popularidad en el país y es resultado del entendimiento del mercado mexicano.

La introducción de Dickies en México ocurrió poco a poco.  Los distribuidores autorizados se fueron abriendo para satisfacer la demanda que ya se podía sentir en el país. En Baja California, Baja California Sur, Sonora, y Sinaloa aún se pueden encontrar distribuidores que tienen casi tres décadas colaborando con la marca.

En 2008 se formalizó la operación comercial con el centro de distribución de Guadalajara. El complejo tapatío de 4,500 m2 da servicio a toda la República Mexicana y entrega los productos en menos de siete días. Con una infraestructura establecida, Dickies marcó su presencia en diversas industrias como: manufactura, minería, energética, hotelería, hospitalaria y de servicios diversos.

No obstante, el modelo de negocios no sólo se ha enfocado en la multiplicación de instalaciones, pues también se conformó una estrategia analítica sobre las tendencias regionales y el estudio del usuario mexicano.

“Algo que hemos observado en México es que con mayor frecuencia se profesionalizan las actividades. Las empresas reconocen que al vestir a su plantilla con ropa de calidad mejoran la imagen de su negocio y enriquecen el ambiente laboral. Cuando los tomadores de decisiones optan por Dickies tienen la certeza de que llevarán prendas muy resistentes y durables”, asegura Rosa Eseverri, directora de marketing de Dickies México.

Los trabajadores son como atletas que se mueven todo el día y requieren ropa que los apoye para realizar estas tareas. La incorporación de tecnología en los materiales para la elaboración de prendas más cómodas que faciliten movimientos, permitan respirar la piel para dejar salir la humedad del sudor y sean termorreguladoras, ha sido sustancial para que Dickies sea la primera opción en la mente de los compradores.

Dickies se ha aclimatado a los cambios gracias al contacto con sus clientes y así conocer sus necesidades, agregando nuevos materiales, acabados y cortes. De forma muy natural los consumidores han incorporado la ropa de trabajo a entornos cotidianos y casuales.  “La ropa casual adoptó de manera orgánica a las prendas de trabajo por su gran resistencia y comodidad. Actualmente podemos ver que incluso las marcas de alta moda incorporan elementos del workwear en sus colecciones”, afirma Eseverri.
 

Bajo este enfoque, Dickies se ha ido adaptando al mercado mediante la confección de productos de mezclilla adecuados tanto para el trabajo como para los momentos casuales, así como de una línea femenina de pantalones perfect shape y camisas con más estilo que se adecuan a la forma  de vida de las personas.

México es la puerta de América Latina

Cuando VF Corporation adquirió a la compañía texana en 2017 por 820 millones de dólares, se planteó el objetivo de consolidarla como la mejor marca de ropa de trabajo a nivel mundial, y México es un gran mercado para la consumación de este propósito. Las metas de crecimiento para los siguientes años son ambiciosas y la cartera de clientes podría ampliarse considerablemente.

Justo como se ejecutó en México, en el resto del continente apenas comienza la penetración de la marca con poca distribución en los siguientes países: Chile, Perú, Brasil, Uruguay, Guyana, Suriname, Panamá, Belice y Costa Rica.

El reto para Dickies en 2019 es mantener el liderazgo en el sector de la ropa de trabajo,  ampliar su conocimiento con los consumidores finales que prefieren sus icónicos productos y potenciar los canales digitales.

Tags: