¿Baño frío o baño caliente? Descubre los beneficios de ambos #Ciencia

El baño es un momento perfecto para reconectarnos con nuestros pensamientos, ordenar ideas y activar nuestra energía o prepararnos para descansar. Es uno de los pocos lugares en el día que cualquier persona puede dedicar a sí misma totalmente desconectada; ya sea por la mañana como parte de la rutina previa a un día de actividad o por las noches para relajarse y liberar la tensión acumulada.

Pero, ¿es mejor un baño frío o uno caliente?

Dependiendo de la hora del día, el baño es el mejor aliado para prepararnos física y mentalmente y ambos brindan diferentes beneficios.

Baño Caliente

Relajante muscular: Así como las compresas calientes, el agua caliente ayuda a calmar dolores musculares, deshacer nudos y reducir la tensión muscular.

Ayuda a aliviar la nariz: Cuando vivimos en un ambiente contaminado o en temporada de alergias, es muy común sufrir de congestión nasal. El vapor del agua caliente ayuda como un descongestionante natural para aliviar la nariz, así como brindar humectación.

Mejora la piel: El agua caliente ayuda a abrir los poros de la piel, lo que resulta en una piel más suave y saludable. Algunas personas recomiendan tomar un baño caliente mezclado con un exfoliante para ayudar a limpiar impurezas y renovar las capas celulares.

Baño Frío

Aunque la idea de un baño frío por la mañana sería suficiente para no atrevernos a salir de la cama, los beneficios que brinda son numerosos:

Piel y cabello: El agua fría tiene el efecto opuesto del agua caliente sobre los poros, ya que los cierra y tiene un efecto rejuvenecedor sobre la piel. Se cree que ayuda a mantener la humectación natural y previene las impurezas. En la cabeza, el agua fría ayuda a estirar el cuero cabelludo, mejorando los folículos y haciendo el cabello más fuerte.

Mejora el sistema inmunológico y la circulación: Además de los beneficios para la piel, el agua fría ayuda a mejorar la circulación sanguínea. Cuando el agua fría hace contacto con la piel, los vasos sanguíneos se comprimen y la circulación aumenta hacia los órganos vitales.

Acelera la recuperación muscular: Así como los baños de hielo ayudan a los deportistas a reducir la inflamación muscular y acelerar su recuperación. Un baño frío ayuda a comprimir los vasos sanguíneos, adormecer las terminaciones nerviosas y aliviar dolores.

Frío o caliente, el baño ayuda a mejorar la salud mental y física de cualquier persona y es posible disfrutarlo más con una regadera que ofrezca una experiencia tipo Spa como la línea Rain Shower de Moen que cuenta con un sistema único de presurización que canaliza el agua en un patrón circular, garantizando una sensanción envolvente.

Tags: