No solo es un requisito, sino una herramienta del sector automotriz para la resiliencia de las empresas #Industria

Por. Ricardo Contreras Derbez
Instructor de BSI 

A partir de 2016, las empresas del sector automotriz debieron comenzar las adecuaciones pertinentes para migrar a la más reciente versión del estándar de gestión de calidad para la industria: IATF 16949:2016, que sustituye al ISO/TS 16949:2009.  El 14 de septiembre de 2018, las empresas deberán haber cerrado la migración a la nueva certificación para seguir en el mercado de la industria automotriz. 

Esta versión del estándar permite a las organizaciones mejorar continuamente su Sistema de Gestión de Calidad (SGC) y dar respuesta a los retos que se han generado en las cadenas de suministro y el mercado global competitivo de la industria automotriz. El IATF 16949:2016 no es un estándar independiente de gestión de la calidad, sino que se implementa como un suplemento de/y en conjunto con ISO 9001:2015. 

Nuestro país es uno de los proveedores de partes más importantes a nivel mundial: hacemos columnas de la dirección asistidas, mangueras, radios, sistemas de ensamble, arneses, aires acondicionados, transmisiones, chasises, bolsas de aire, por lo que las empresas vinculadas a este sector, deben conocer estos cambios e impulsar su transición. 
Es relevante considerar el entorno internacional cada vez más complejo, en el cual se desenvuelven las organizaciones de esta industria. Nuestro reto es no permitir que empresas extranjeras lleguen y nos invadan; y es que, si no puedes tomar en cuenta tus clientes, alguien lo va a hacer por ti. 

IATF 16949:2016 permite a las empresas integrarse con otros estándares de sistemas de gestión, llevar la calidad y la mejora continua al corazón de la organización e incrementar la participación del equipo de directivos. 

Es decir: 
Facilita la mejora continua.
La evaluación regular asegura el monitoreo y la mejora de los procesos, de manera continua. 
Incrementa las oportunidades de mercado.
Es posible demostrar a los clientes los excelentes niveles de seguridad, confiabilidad y rastreabilidad a lo largo de toda la cadena de suministro. 
Mejora en la eficiencia.
Genera ahorros sustantivos de tiempo, dinero y recursos. 
Asegura el cumplimiento. 
El sistema cuenta con el soporte de las autoridades regulatorias y mitiga sus riesgos. 
Motiva, compromete e involucra al personal.
Promete procesos internos más eficientes y un mayor énfasis en el conocimiento. 
Ayuda en la comercialización.

Ello debido a que la certificación, acorde con este estándar, es obligatoria para los proveedores de la mayoría de los fabricantes de equipo original en la industria automotriz.
El punto de partida de la nueva versión es identificar las partes internas y externas, y las cuestiones que afecten el Sistema de Gestión de Calidad (SGC). Esto es, la correcta implementación que implica un eficiente control de los procesos.  

Las empresas que se adapten serán las que permanezcan de manera competitiva en el mercado automotriz mundial. 

Tags: