La diabetes no se va de vacaciones #Ciencia

Durante períodos vacacionales o cualquier eventualidad que rompa con la rutina diaria de las personas, es común que se modifiquen sus hábitos: sus horarios de comer y dormir, al tipo de comida y la cantidad que se consume, la actividad física que se realiza, etc.

Las personas que viven con diabetes deben tomar en cuenta que la diabetes no se va de vacaciones y el cuidado y control de sus tratamientos es primordial para disfrutar de las temporadas de esparcimiento.

Al respecto, la Lic. Jacqueline Alcántara, Educadora en Diabetes de BD Ultra Fine recomienda: “Es muy importante planear las vacaciones para no interrumpir el tratamiento médico. Siendo que la insulinización es el mejor tratamiento para el control de la glucosa en sangre, se debe consultar con el médico tratante sobre el lugar a visitar, el tiempo de estancia, etc. para modificar las dosis de insulina en caso de ser necesario, así como el plan de alimentación y actividad física. Aún si se permanece en casa para descansar, los hábitos cotidianos suelen cambiar, pero la disciplina y constancia del paciente en su tratamiento evitará complicaciones”.

Algunas recomendaciones adicionales por parte de la Educadora en Diabetes para disfrutar sin complicaciones al salir de viaje son:

  • Empacar todo lo necesario. Llevar la cantidad de insulina e insumos de aplicación que se requiera para el tiempo de estancia en el lugar que se visite. Ya sea un bosque, la playa, o la casa de un familiar, es mejor prevenir el riesgo de no encontrar dónde conseguir lo que haga falta del tratamiento por falta de planeación.
  • Herramientas ideales. Los dispositivos tipo pluma son muy cómodos para llevar de viaje ya que son discretos y ligeros, lo que los hace muy portátiles. Solo se requiere llevar las agujas necesarias ya que sólo deben usarse una vez. Las agujas BD Ultra Fine son las agujas más cortas que existen (4mm) con tecnología PentaPoint de 5 biseles en la punta que fomentan la adherencia al tratamiento por su suave deslizamiento por la piel al momento de la inyección de insulina.
  • Sin interrupciones. Continuar los monitoreos frecuentes de glucosa para conocer los niveles en el cuerpo y saber cómo proceder para comer y para las aplicaciones de insulina.
  • Receta médica. Es importante llevar la receta médica en todo momento en caso de ser necesario dar seguimiento al tratamiento en el lugar que se visita. Además, si se viaja en avión (en la mayoría de los casos), será necesario presentarla para poder abordar con las agujas y el medicamento sin contratiempos.
  • Equipaje de mano. Es primordial tener los insumos del tratamiento a la mano, por si fuera necesario aplicar la insulina durante los trayectos del viaje. Nunca se deben dejar en la maleta principal de la ropa, siempre deben de ir en el equipaje de mano. De igual forma, si el trayecto es largo, llevar una colación ligera y saludable para evitar las bajas de glucosa (hipoglucemias).
  • Horarios. Aunque es común que los hábitos se modifiquen, es importante mantener la disciplina y constancia del tratamiento, de horarios de comer, cantidades de alimento, etc. para no afectar el control de la diabetes estando fuera. De igual forma, será menos impactante y difícil adaptarse cuando se regrese a casa.

Las personas que viven con diabetes marcan el ritmo de su relación con esta condición si mantienen su tratamiento de la mano con los médicos tratantes y profesionales de la salud para alcanzar el éxito deseado. Con paciencia, disciplina y constancia, se puede disfrutar de una gran calidad de vida y de un período vacacional sin complicaciones.

Tags: