El crowdfunding y la ley Fintech #Tecnologia

En los últimos años, vivir experiencias de forma digital, se ha vuelto más común entre las personas; hoy en día, es mucho más fácil generar diferentes actividades a través de internet lo cual, también ha impactado la forma de hacer negocios.

Al igual que todas las actividades que se realizan en línea, las transacciones y negociaciones digitales se encuentran reguladas por una ley que pone a México en la vanguardia internacional: la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, también conocida como “Ley Fintech”, cuyo objetivo es generar una reglamentación para el manejo de disrupciones financieras como: bitcoins, big data o crowdfunding.

De acuerdo con especialistas de AS Consultores, despacho contable fiscal con más de 26 años de experiencia y firma corresponsal de SMS Latinoamérica, el caso del crowdfunding, definido como la obtención de pequeñas cantidades de dinero de un gran número de personas para fondear un proyecto, un negocio o adquirir un préstamo personal a través de una plataforma de internet; representa uno de los grandes retos para la ley Fintech ya que tan sólo en 2016, México alcanzó el mayor volumen de financiamiento alternativo de América Latina, con un crecimiento del 601% y un valor de 40.6 millones de dólares.

“Con la entrada de la ley Fintech, vamos a poder observar este crecimiento del financiamiento colectivo de una forma más organizada y transparente, ya que ahora estará regulado por instituciones autorizadas y supervisadas por la CNBV, lo cual aclarará qué papel juega cada inversionista en sus respectivos proyectos” explica Luis Javier Arreguín, socio director del despacho.

Entre las principales actividades que tendrá la CNBV se encuentran:

-       La regulación y autorización para ofrecer crowdfunding en todo el territorio nacional.
-       Autorización de activos virtuales.
-       Tendrá la facultad de bloquear páginas web no autorizadas e imponer multas.
-       Permitirá que las compañías dedicadas al financiamiento colectivo, inviertan en un día el dinero en una institución financiera mexicana.

De acuerdo con Arreguín, una de las facultades más notorias que trae consigo esta ley, se encuentra en la reglamentación de las Instituciones de Financiamiento Colectivo (IFC) de actividad reservada.

“Las IFC, tendrán la facultad de poner en contacto a personas del público en general, con el fin de que entre ellos otorguen financiamiento colectivo a través de plataformas digitales. Sin embargo, los recursos de sus clientes no será propiedad de la plataforma y serán invertidos en una cuenta de orden y hasta el momento que se cumpla con la obligación, se registrará como un pasivo.”, comenta.

La ley expedida el pasado 8 de marzo, impactará de forma importante a todos los tipos de financiamiento colectivo incluyendo los de deuda, capital, copropiedad y regalías, con normativas para sistematizar aspectos como la admisión de solicitantes, proteger al inversionista y otras operaciones como ofrecer operaciones en moneda extranjera y activos virtuales.

Si bien el crowdfunding, es uno de los aspectos más importantes en la ley Fintech, expertos y la Secretaría de Hacienda estiman que se estará impactando a cerca de 160 organizaciones que se dedican al desarrollo de tecnologías financieras en el país, las cuales cuentan con más de 540 mil usuarios activos. 

Tags: