Antioxidantes para vencer Parkinson y Alzheimer #Ciencia

A través de tecnologías mecanocuánticas, en la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa (UAM-I), diseñan teóricamente compuestos derivados de la feniletilamina con propiedades antioxidantes para el tratamiento de Parkinson y Alzheimer.

El trabajo es encabezado por la doctora Adriana Pérez González, investigadora del programa Cátedras Conacyt comisionada a la UAM Iztapalapa, quien usó como referencia la teoría de funcionales de la densidad para obtener antioxidantes que inhiban la enzima monoaminooxidasa (MAO), la cual metaboliza una neurotoxina que provoca la muerte neuronal.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la especialista explicó la importancia de este avance en los estudios de enfermedades neurodegenerativas, el cual ha sido acreedor a la beca para Mujeres en la Ciencia de L'Oréal, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Antioxidantes vs. neurodegeneración
Propiamente dicho, el proyecto recibe el nombre de Diseño computacional de antioxidantes de la feniletilamina con posible actividad como neuroprotectores en el tratamiento de Parkinson y Alzheimer y profundiza en el conocimiento del estrés oxidativo para contribuir al tratamiento de estas y otras enfermedades neuro y crónico degenerativas.

“Para lograr este trabajo recurrimos a metodologías mecanocuánticas para conseguir las estructuras con mejores energías electrónicas y así determinar sus posibles reacciones con radicales libres”.

Iniciaron con la feniletilamina porque trata de un sustrato selectivo de la monoaminooxidasa, flavoproteína integral de la membrana mitocondrial y de las células neuronales que metaboliza neurotransmisores como la serotonina, noradrenalina o dopamina.

De acuerdo con la investigadora, se ha visto que la monoaminooxidasa puede metabolizar una neurotoxina conocida como MPTP, la cual es capaz de acumularse en las neuronas por el transporte de la dopamina y provocar la muerte neuronal.

“A partir de la experiencia de nuestro trabajo con compuestos químicos que se comportan como antioxidantes, surgió la idea de hacerlo con aquellos que puedan inhibir el estrés oxidativo y por lo tanto el Alzheimer y enfermedad de Parkinson”, explicó.

Con este antecedente, Adriana Pérez propuso obtener derivados o moléculas a partir de la feniletilamina que sean capaces de inhibir dicha enzima —monoaminooxidasa—, además de comportarse como antioxidantes primarios o secundarios.

¿Por qué feniletilamina para combatir el estrés oxidativo?
De acuerdo con la especialista, este proyecto profundiza en el conocimiento del estrés oxidativo y estas estrategias planteadas son viables para ayudar a contrarrestarlo y por lo tanto combatir eficientemente enfermedades como arteriosclerosis múltiple, artritis, diabetes, cardiopatías, diversos tipos de cáncer, además de las enfermedades neurodegenerativas.

“El estrés oxidativo ocurre principalmente por el desequilibrio existente entre la capacidad del organismo para reparar daños y los llamados radicales libres, los cuales aumentan sus concentraciones en el organismo por contaminación, tabaquismo, radiación ultravioleta, infecciones y otros factores”.

Así, Adriana Pérez y su equipo de trabajo pensaron en la feniletilamina porque se trata de un neuroprotector biosintetizado que tiene efectos benéficos para combatir este tipo de males.

Durante el desarrollo de esta investigación, las reacciones de estos compuestos elaborados se analizan termodinámica y cinéticamente con los radicales libres y se cuantifica su eficiencia como depuradores de esas especies.

El futuro del trabajo en el tema está en realizar la síntesis de los derivados de la feniletilamina y posteriormente realizar las pruebas in vivo e in vitro necesarias para el desarrollo de un fármaco listo para su comercialización, lo que involucra una perspectiva más amplia de la investigación planteada.

“Con la obtención de esta beca lograría un avance significativo en la investigación que desarrollo, mi experiencia ha sido muy buena y los resultados obtenidos fortalecen nuestra metodología, en la cual podemos confiar para seguir dando buenos resultados”.

Tags: